Páginas

sábado, 23 de marzo de 2013

Cuando todo termina…

Cuando todo termina, queda el recuerdo. Un recuerdo vivo de mil horas compartidas, de risas y de llantos, de mañanas de playa y de tardes de piscina, de soles espléndidos, de fotos inolvidables, de noches de fiesta, de tonterías, de conversaciones absurdas, y no tan absurdas, de sonrisas y de lágrimas, de gladiadores, de colchones, películas y niños azules, de noches de estrellas con mis compitruenos, de canciones…
Verano, quiero darte las gracias por hacer que este año haya sido tan aluflipante, gracias por los nuevos amigos, por las viejas amistades que refuerzan sus lazos y por los momentos que quedan grabados a fuego en nuestra memoria…
Sabemos que volverás el año que viene para hacernos disfrutar lo mismo o más, pero aún nos queda por delante el frío de un invierno que llegará con fuerza, así que mantendremos el calor con algo que jamás se nos olvidará: el recuerdo de nuestro mejor verano.

No hay comentarios: