Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2011

Verde

Porte altivo, mirada penetrante, semblante tranquilo, rictus serio, fracciones muy pálidas, labios suavemente definidos,...
No lo sé. Yo no sé nada.
¿Qué es lo que pasa? Nada, porque yo no lo sé.
Resulta extraño, ¿no? Es como si el etéreo rostro de aquel ser desapareciera.
¡No, espera! No es cierto. Sigue allí. Se transforma. Cambia tanto que ya no parece un rostro.
Pero yo no lo sé. Yo no sé nada.
No tiene forma, pero habla en inglés.
- Could you take us a photo, please?
Me lo dirá a mí, porque no hay nadie más, ¿no?Mentira. Es todo mentira. La verdad aquí está camuflada de verde, porque se quiere parecer a la mentira. Porque la mentira es verde, ¿sabes? Es verde como las nubes, verde como el cielo, verde como las rocas y como el mar. Sólo las palabras son rojas. Aunque en realidad son verdes, porque también son mentira.
Punto, raya, punto, raya, punto, luz, raya...¿luz?
¡Ah! Es la luz verde de la mentira. Alguien ha mentido. Se oye una risa. Alguien ha mentido y se ríe. Alguien que miente al reírse. Pero se ríe en verde, porque la risa también es mentira.
Punto, raya, punto, raya, luz, punto, raya, punto, luz, raya, luz, luz, luz,...
Cada vez se miente más, porque todo es mentira. Todo es verde: las gafas de sol son verdes, los libros de gatos son verdes, los relojes de cuco son verdes...
La mentira es verde.
Verde. El color de la esperanza.


PS: Creo que estoy empezando a delirar (aunque en verde)

No hay comentarios: